Categorías
El cliente inteligente

El post que se ha vuelto viral entre diseñadores

El sitio de Graffica es un lugar de referencia en la red para los diseñadores. En él podemos encontrar inspiración, información, novedades del sector… Y a veces, artículos reivindicativos o de protesta.

Son estes últimos los que más reflexión provocan y los que, con frecuencia, se convierten en virales que inundan la red.

En esta ocasión ha sido el turno de un post escrito a modo de carta amable. Con un brillante uso de la ironía transmite los principales problemas en la comunicación entre diseñador-cliente y las contradicciones que se suelen producir en las negociaciones.

Desde aquí te invito a que lo leas (no es muy largo) y que a continuación vuelvas aquí, porque voy a explicarte de lo que habla en cada párrafo y cómo evitarlo.

Lee ahora el artículo pulsando aquí y vuelve a este post al terminar

Explicando “Carta de un diseñador a un cliente”

En cada párrafo de esta carta se aborda un tema conflictivo diferente. Se trata de puntos por los que todos los diseñadores hemos pasado alguna vez en nuestras negociaciones. Nos hemos sentido identificados con ellos y por eso hemos compartido tanto el post.

Instrucciones del cliente al diseñador

Tercer párrafo: usar adjetivos como instrucciones
Es una práctica muy habitual, y poniéndome en la piel del cliente, podría decir que es en parte lógico. Imagínate por un momento que acudes a una modista para que te haga una camisa, y las indicaciones que le das son que te haga algo elegante y sencillo. Vamos a partir de la base de que tal vez lo que tú entiendes por elegante y sencillo tiene poco o nada que ver por lo que entiende la señora. ¿No crees que lo más lógico sería responder a preguntas triviales para la modista en este momento? Por ejemplo, para qué quieres la camisa: un evento formal, informal… Si la vas a llevar en invierno, en verano, o la quieres utilizar independientemente de la estación…

Tu diseñador te hará una serie de preguntas: respóndelas y dale información al respecto. Deja que sea él el que decida si para lo que quieres comunicar necesitas algo moderno, plano, limpio, barroco, ruidoso, atractivo…
 
Cuarto y quinto párrafo: el pago fraccionado
La primera vez que lo oyes te puede sonar raro, pero si lo piensas rápidamente encontrarás el motivo por el que se suele hacer. Se trata de una práctica habitual en proyectos de larga duración: diseño o desarrollo web, diseño editorial, imagen corporativa… Suelen ser trabajos que al diseñador nos ocupan varios meses, y se debe a esto que surgen 3 posibles problemas que el pago fraccionado por adelantado suele solucionar:

  • 1. Los gastos relacionados con el proyecto (impresiones, pruebas, plugins premium, alojamiento y dominio…).
  • 2. Llevo medio mes trabajando sin cobrar nada y de pronto el cliente desaparece del mapa: no consigo contactarle y me ha dejado colgado. ¿Cómo recupero el dinero de ese tiempo invertido?
  • 3. Al principio del proyecto también tengo que vivir, facturas que pagar y comida que comprar. Un adelanto me ayuda mucho.

En cuanto al número de pagos, depende del diseñador en cuestión. Lo habitual es cobrar un 25% por adelantado en el momento en el que se firma contrato y ambas partes se comprometen, otro 25% o 50% a mitad de desarrollo del proyecto y la cantidad restante al entregar los archivos finales.

Si confías en tu diseñador —que es lo ideal—, el pago fraccionado no debe asustarte. Es más, puede resultarte a ti más cómodo poder pagar en pequeñas cantidades que no hacer el gran desembolso del tirón.
Sexto párrafo: llamadas a deshora
Todos tenemos una jornada de trabajo que empieza a una hora y termina a otra. Y a nadie nos gusta que nos llamen del trabajo una vez que hemos terminado… ¿Verdad? Evita tus impulsos y, como mucho, envía un e-mail indicando que puede ser respondido al día siguiente.

Fines de semana del diseñador

Séptimo párrafo: los fines de semana
Igual que en el anterior punto, también nos gusta descansar el fin de semana. Si no lo hacemos es porque tenemos que pegarnos el atracón padre con un proyecto en concreto, que tal vez no sea el tuyo. No vamos a tener tiempo ni de comer en condiciones, como para poder pararnos a atender tus peticiones: fines de semana, puentes y festivos son sagrados para cualquier trabajador.
Octavo párrafo: el regateo
Hay gente muy acostumbrada a regatear, y es algo que tengo más que asumido. Pero no es ético que un cliente que sabes que maneja cifras enormes de dinero, te regatee 10€ alegando estar pasando por una mala racha y luego te invite a comer/cenar en restaurantes con estrella michelín.

Los formatos de archivo

Noveno párrafo: los formatos
Los formatos siempre han sido un problema, pero espero que gracias al megapost que hice el otro día para ti ya no signifiquen un dolor de cabeza.
Décimo párrafo: los becarios
Esto pasa quizás con más frecuencia en agencias de diseño, en las que tras un tiempo trabajando con un cliente éste decide irse para sustituirlos por un becario… No cometas el error de exigir el mismo acabado y experiencia a un estudiante que a un profesional con años trabajando. Cada uno tiene un potencial diferente.
Undécimo párrafo: las reuniones
Las reuniones hacen perder tiempo. Así de simple. Son necesarias, pero en su justa medida. Un e-mail conciso explica más que una reunión de 1h en la que el ponente divaga. Evítalas.

¿Qué te parecen todos estos puntos? Si los conoces y los dominas, estarás caminando en la dirección correcta para llegar a ser un buen cliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Lúa Louro te informa que los datos de carácter personal que proporciones cubriendo este formulario serán tratados por Lúa Louro González como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Consentimiento del interesado. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (mi proveedor de hosting) dentro de la UE. Ver la política de privacidad de Raiola. Legitimación: Consentimiento del interesado. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@lualouro.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en https://lualouro.com, así como consultar mi política de privacidad.