Categorías
El cliente inteligente

Cómo elegir al diseñador web perfecto en 3 fases

Todo aquel que lleva un proyecto online se ve, antes o después, en esta tesitura. Un buen día se te enciende la bombilla y te encuentras frente a la pantalla de tu ordenador diciendo “necesito un rediseño ya”. Ves tu web, o tu blog, y notas que hay algo que se está quedando atrás. Que ha perdido glamour, frescura. Que, con el uso y el relleno de contenido, ahora crees que necesitas una reorganización en tu menú principal y que no te vendría mal tener uno secundario; o que ves la sidebar un poco rara, o que…

En definitiva: que tienes que dar el paso de buscar y contratar a un diseñador web.

Y que conste que estás acostumbrado al Juan Palomo, yo me lo guiso yo me lo como. Pero te has dado cuenta que eso ya no es suficiente en el punto de maduración de tu proyecto.

Madre mía, ¿y ahora con quien hablo yo?

La primera fase: encontrando diseñadores web

1. Habla con tus amigos más cercanos

Pero habla con aquellos que estén en la Red y que se mueven por blogs y foros desde hace tiempo. No te vale tu mejor amigo que no tiene ni tuvo nunca un blog pero hace una paella que te mueres. Sí te podría valer si este amigo es seguidor desde hace años de varios bloggers de cocina, porque es posible que haya visto en sus blogs alguna mención hacia alguien. En esta fase de lo que se trata es de conseguir referencias de diseñadores que han trabajado con gente que conoces y así poder conocer de primera mano información que va más allá del diseño: ¿qué te pareció trabajar con él/ella? ¿Fue fácil? ¿Entregó a tiempo? ¿Te gustó el diseño?

2. Googlea

Busca en Internet más referencias. Cuanto más detallada sea tu búsqueda, mucho mejor. Pongamos que, por ejemplo, quieres un diseñador web para tu blog de cocina. Prueba a buscar “diseñador web de blog cocina”: ¿te imaginas que haya justo un diseñador especializado en hacer blogs de cocina? Te vendría como anillo al dedo… O no. En los resultados que te vayan apareciendo, visita las webs de eses diseñadores y valora si te gusta o no lo que estás viendo. Fíjate en cómo se describen y, sobretodo, en sus anteriores trabajos. Vete apuntando aquellos que te gustan más.

3. Rastrea opiniones en blogs, foros y redes sociales

No busques únicamente las webs de los propios diseñadores, porque a ti lo que te interesa es encontrar la opinión de los que ya han sido clientes. Si eres lector asiduo de algún blogger es muy probable que tenga algún post hablando de su nuevo rediseño y de lo bien que lo hizo el diseñador: ahí tienes una referencia. En foros también puedes encontrar experiencias positivas y negativas de las que sacar conclusiones, y por último las redes sociales.

Una vez que ya tienes un listado bonito de diseñadores, ya puedes pasar a la siguiente fase.

La segunda fase: sabiendo quién te conviene

1. Experiencia en proyectos similares

Tú puedes decidir cuál de todos estos puntos de la segunda fase va a pesar más en tu decisión, ya que a veces un punto digamos que compensa otro. Aquí hago hincapié en que es interesante contratar a un diseñador que haya hecho algún otro trabajo parecido al que tu quieres. Me explico: si quieres rediseñar una tienda online echa en WooCommerce, lo lógico es buscar a algún diseñador web especializado o que ya haya echo tiendas online con WooCommerce.

2. Presencia online

La imagen y la presencia en Internet es para mí tan o más importante que la experiencia. Me da más confianza una persona que, teniendo que estar al corriente de las tendencias y de la actualidad del sector, está presente en la Red y participa de forma activa en ella. Con esto yo me quito de un plumazo a todos los diseñadores que tienen web con portfolio pero que no tienen blog, no participan en foros, no ayudan en comunidades de redes sociales… Desde luego, si tuviese que contratar a algún compañero, este sería un punto muy importante para mí.

3. Su estilo

Para qué nos vamos a engañar: todos tenemos un estilo diseñando. Identifica el estilo de cada diseñador que has apuntado en la anterior fase y decide cuál te gusta más para tu proyecto. Esto facilitará mucho las cosas, ya que el diseñador podrá adaptar el estilo a tu proyecto sin perder su sello de identidad.

Hay quien dice que un diseñador web debe poder hacer todo tipo de trabajos con cualquier estilo. Pero eso es como el que dice que un ilustrador debe poder dibujar de diferentes formas: ¿acaso no los contratan por hacer un tipo de dibujo muy concreto?

La tercera fase: la toma de contacto

1. El e-mail gancho

Tras superar la segunda fase e ir descartando opciones, una vez tengas a 2 o 3 diseñadores con los que te gustaría trabajar, hazles la prueba del algodón. Envíales un e-mail presentándote, alabando su trabajo y contándoles tu problema: tienes un proyecto que trata sobre esto, llevas tanto tiempo con él y crees que ha llegado la hora de hacer un rediseño. Termina el e-mail o bien pidiendo presupuesto o solicitando su ayuda. En su contestación vas a recibir más información de la que crees: debe importarte la forma de contestar (seria o informal), si te parece agradable o no, si te parece profesional o no, si ha contestado rápido o te ha tenido 1 semana esperando, si te facilita otros medios de contacto (Skype, llamada, reunión presencial…), etc. Aquí importa más el feeling que creas que puedes tener con él o ella que el presupuesto que te dé.

Una vez hecho todo esto, deberías saber con certeza a quién contratar. Lo que has valorado ha sido:
– Reputación
– Experiencia
– Adecuación a tu proyecto
– Feeling

¿Qué te parece esta forma de encontrar a tu diseñador web perfecto? ¿Has echo esto alguna vez?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Lúa Louro te informa que los datos de carácter personal que proporciones cubriendo este formulario serán tratados por Lúa Louro González como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Consentimiento del interesado. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (mi proveedor de hosting) dentro de la UE. Ver la política de privacidad de Raiola. Legitimación: Consentimiento del interesado. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en hola@lualouro.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en https://lualouro.com, así como consultar mi política de privacidad.